“Casados con hijos”: la sitcom que siguen marcando

14 años después, la serie sigue siendo un caballo ganador en el rating de la televisión uruguaya.

Así lo analiza Sábado Show en un reporte especial al respecto.

Casados con hijos se está transformando en el programa comodín del Río de la Plata. Telefé en Argentina y Canal 4 en Uruguay lo han repuesto varias veces y en la actualidad, la sitcom humorística de Guillermo Francella y Florencia Peña está en horario central de la grilla del ex Monte Carlo TV: de lunes a jueves a las 21:00. 

A pesar de que se trata de un programa producido en 2005, las mediciones de audiencia siguen de su lado. De acuerdo a los números de Kantar Ibope Media, Casados con hijos le rinde unos 4 – 5 puntos de rating a Canal 4, un guarismo nada despreciable cuando los máximos de toda la TV local, en la actualidad, apenas superan los 7 puntos. 

La contemporánea Campanas en la noche ocupó también ese horario pero con resultados mucho más magros por lo que pasó a emitirse cerca de la medianoche, cediendo su lugar a la siempre rendidora familia Argento. 

El fenómeno Casados con hijos representa un nuevo ejemplo en contra de la mitología de que los televidentes “siempre” quieren ver “cosas nuevas o sorprendentes” en la TV. Hay otros más, como El chavo del 8, Macgyver o las reposiciones de las películas de Cantinflas, aunque todos estos casos suelen prograrmarse en horarios laterales y, seguramente, con el propósito de “tapar” huecos de programación. 

Casados con hijos, en cambio, sigue siendo una apuesta fuerte, sobreviviente también de otros tiempos sociales y culturales. En ocasiones el humor que manejan Guillermo Francella, Florencia Peña y elenco, suele rebasar los límites impuestos hoy por la conciencia de género y la corrección política en temas de sexualidad. 

La paradoja es que hoy nadie se atrevería a producir un producto como Casados con hijos con las mismas claves y resortes humorísticos pero sí hay miles y miles de espectadores dispuestos a consumirlo. 

Cada tanto, surgen especulaciones de un posible regreso de la sitcom. A Guillermo Francella se lo preguntaron decenas de veces y siempre respondió con evasivas hasta el año pasado, cuando hubo una posibilidad de volver pero en versión teatral.